Un hombre detenido, y otro investigado, por caza furtiva en Almaraz y Monfragüe

Un hombre ha sido detenido, y otro está siendo investigado, como supuestos responsables de varios delitos de caza furtiva, cometidos entre los años 2020 y 2022, uno de ellos en un coto privado de Almaraz y los otros cinco en distintos enclaves del Parque Nacional de Monfragüe. Lo curioso del caso es que los implicados son personas distintas, pero usaron el mismo rifle.

Esta actuación es resultado de una operación, contra la caza furtiva, de los agentes de la Guardia Civil del Destacamento de Protección de la Naturaleza de Monfragüe (DEPRONA)

2020 en Almaraz

Las investigaciones comenzaron en el mes de agosto del año 2020 debido a la incidencia de actividades furtivas en materia de caza cometidas en el interior de un coto privado de caza mayor situado en término municipal de Almaraz. En esta explotación aparecieron dos gamos muertos, por disparo de arma de fuego, uno de los cuales había sido decapitado para obtener su cabeza como trofeo.

Agentes del DEPRONA de Monfragüe realizaron la correspondiente inspección ocular y recabaron pruebas sobre los medios utilizados en la muerte de los animales.

Paralelamente, la investigación permitió obtener información sobre una persona concreta, ajena a este coto privado y aficionada a la caza, que había sido avistada en la zona y alrededores en numerosas ocasiones.

Con estos indicios, el DEPRONA obtuvo autorización judicial para la intervención de un rifle de su propiedad. El Departamento de Balística y Trazas Instrumentales, del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, emitió informe cuyo resultado estableció la supuesta implicación del rifle en los hechos investigados. Se procedió, por tanto, a la detención de su propietario, como supuesto autor de un delito contra la fauna, por caza furtiva.

Al detenido le fue retirada la licencia de armas, ante lo cual transfirió su rifle, en marzo de 2021, quedando a nombre de una armería de la provincia de Cáceres.

2021 y 2022 en Monfragüe

Entre los meses de diciembre de 2021 y enero de 2022, se registraron actividades furtivas en distintos enclaves del Parque Nacional de Monfragüe. Allí fueron abatidos hasta siete ciervos macho cuyos cuerpos aparecieron decapitados.

Las diligencias practicadas permitieron determinar que los animales había sido disparados con la misma arma utilizada en el coto privado de Almaraz, y que después habría sido utilizada para cometer los delitos de caza furtiva en el Parque Nacional, cuando ya estaba a nombre del titular de la armería.

Finalmente, las pruebas obtenidos han llevado a los agentes a la investigar penalmente al responsable de la armería de Cáceres por su supuesta implicación en los delitos contra la fauna, por caza furtiva. Recordemos que se mataron hasta siete ciervos machos, para después ser decapitados y obtener así sus cabezas. Unos animales valorados en más de 20.000 euros.

Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición de la autoridad judicial en Navalmoral de la Mata.

Deja un comentario