Fredy Hannemann: «La Cuerva está entre las 20 empresas más importantes de España en congelados de frutas y verduras»

En 1995, Fredy Hannemann fundó Agrocongelados La Cuerva para intentar salvar el negocio familiar. Dejó sus estudios de biología y se endeudó. Hoy, La Cuerva, con sede en Jaraíz, es una de las empresas más importantes de España en el segmento de congelados de frutas y verduras. También acaba de recibir el premio pyme de año a la internacionalización que otorga la Cámara de Comercio de Cáceres.

Fredy Hannemann es hijo del matrimonio alemán Siegfried Hannemann y Marlis Schroeder que se instaló en la Vera en 1973 procedente de Chile. Su padre fue un gran empresario y emprendedor del sector agroalimentario, y no solo en nuestra Comarca, sino a nivel nacional. No en vano, fue él quien introdujo en España el cultivo y congelado de la frambuesa.

Actualmente, La Cuerva emplea a 20 personas y un porcentaje muy elevado de su producción se dedica a la exportación. Fredy ¿Cómo fueron los inicios de La Cuerva?

«En 1995 fundé La Cuerva a base de préstamos personales. Yo estaba estudiando biología en Salamanca y no terminé debido a la mala situación familiar. En 2002 compré la nave de la Renault a mi amigo Javier Maya que luego se incorporó a la empresa como socio. No teníamos ni para pagar a un triste mecánico. Desmontábamos nosotros los motores de las cámaras y asombrosamente conseguíamos arreglarlos. Le dimos muchas vueltas y poco a poco, ahorrando mucho, conseguimos tirar para adelante. Ahora tenemos una empresa muy bien situada. Javier lleva la parte de gestión y financiera y yo las compras de material primario y las ventas”.

La Cámara de Comercio de Cáceres os acaba de entregar el Premio Pyme de Año a la internacionalización ¿Cómo valoras este galardón?

«Es un grandísimo orgullo para todos los que conforman La Cuerva. Es un reconocimiento para todos. Nosotros estamos exportando entre el 30 y el 35% de la producción a la exportación. Los países donde más vendemos son Francia, Portugal, Bélgica, Holanda, Suiza y Alemania. También estamos cerrando proyectos muy interesantes para Grecia y el Magreb, sobre todo venta de fruta para supermercados y restauración organizada«.

Habéis trasladado las instalaciones, ahora estáis en el polígono El Pocito ¿Qué ha supuesto este cambio?

Sí. La fábrica nueva está frente a la ITV de Jaraíz y hemos hecho una inversión muy importante. Antes manejábamos unas 800 toneladas de producto y ahora estamos en dos millones y medio. La diferencia es abismal”.

Comentabas que La Cuerva es una empresa muy bien situada a nivel nacional ¿qué significa bien situada?

Dentro del ranking de fabricantes que publica todos los años la revista especializada Alimarket. El ranking donde están los súper grande, como Findus o Bonduelle, nosotros estamos en el puesto doce. Es decir, La Cuerva está entre las 20 empresas más importantes de España en el segmento de congelados de frutas y verduras. No por volumen de facturación, ni por ventas, sino por presencia en el mercado. Hay que tener en cuenta que durante la pandemia la gente ha comprado más en los supermercados. Por otra parte, nos hemos convertido en un referente nacional en frutos del bosque”.

El producto estrella

¿Qué productos vendéis?

Tenemos 130 referencias distintas. De verduras vendemos sobre todo edamame, que está súper de moda ahora y lo traemos de china. También espárrago verde, zanahoria o un cocktail de setas que hacemos con seis u ocho variedades, dependiendo de la disponibilidad. En fruta, vendemos grandes cantidades de tropicales, por ejemplo mango. Yo comencé comprando un contenedor hace cinco años y este año ya he contratado quince, para que me sirvan durante todo el año. Traemos muchísima fruta de países como Perú, Méjico o Costa Rica”.

¿Cómo y dónde vendéis?

Vendemos a los grandes distribuidores de alimentos. También hacemos cosas muy especiales para grandes clientes, sobre todo cadenas de restauración organizada. Y, por supuesto, somos marquista, nos gusta vender nuestra marca en numerosos supermercados tanto nacionales, internacionales como locales”.

Sin embargo, es raro encontrar congelados La Cuerva en la Vera ¿Por qué?

Porque no tenemos presencia en los localistas de Extremadura. Por ejemplo no estamos en Día que es un importante supermercado con presencia en La Vera. Sin embargo acabamos de entrar en Eroski y, por tanto, en los pueblos donde haya un Eroski se podrá comprar La Cuerva”.

¿Cuál es vuestro producto estrella?

El producto estrella de La Cuerva es la mezcla de frutos del bosque. Hacemos una mezcla con ocho frutas distintas y es la gran estrella . Movemos cerca de un millón de kilos de frutos del bosque, en mezcla. Hace una década, los frutos rojos se pusieron de moda. A lo largo de estos años ha habido una publicidad subliminal importante a todos los niveles. Los grandes chefs contaron las bondades de estos frutos y todo el mundo se lanzó a tomar arándanos, frambuesas o moras . Nosotros dimos un paso más y ahora vendemos grandes cantidades de tropicales».

La naturaleza y los libros

Al margen de su actividad empresarial, Fredy Hannemann es un gran amante de la naturaleza y autor de dos libros: Extremadura viva, fauna extremeña, de 1993, y El río de la vida, publicado en 2013 tras la muerte de su padre.

¿Qué te impulsa a escribir sobre naturaleza?

Toda mi vida he sido naturalista y mi vida ha dado vueltas extrañas. Yo quería hacer películas. De hecho empecé a trabajar con Aurelio Pérez, que fue la mano derecha de Félix Rodríguez de la Fuente en El hombre y la tierra. Estuve montando el centro de interpretación de la naturaleza de la Cañada Real. A mi me contrató la Fundación Jaime Blanch para el manejo de fauna silvestre. Mi destino era dirigir el centro del Vado de los Fresnos. Incluso, los primeros tres lobos que llegaron al Vado los crie yo. El río de la vida es el libro de mi vida. Es la historia de la vida silvestre ibérica protagonizada por un río imaginario que nace en unas cumbres y en su discurrir va recorriendo los diferentes sistemas ecológicos de la península. Los animales más emblemáticos nos enseñan cómo es el ecosistema en sí. Es una obra científico literaria muy enfocada al conservacionismo”.

Deja un comentario Cancelar respuesta